La inteligencia artificial puede mejorar la salud de las personas mayores, pero puede discriminarlas

La inteligencia artificial está presente en la medicina para los ancianos, un campo en el que su potencial es enorme. Pero si no se regula, puede perpetuar la discriminación por edad y socavar la atención que se da a este colectivo, advierte la agencia sanitaria mundial, que presenta una serie de políticas para minimizar esos riesgos.

El potencial de la inteligencia artificial en el campo de la medicina para las personas mayores es incalculable, ya que no sólo puede ayudar a mejorar su salud, sino que puede tener un gran impacto positivo en su bienestar general. Sin embargo, por su diseño, implementación y uso, esas tecnologías conllevan el riesgo de replicar la discriminación por edad que existe en las sociedades y minar la calidad de la atención médica y social que recibe ese grupo poblacional.

Con el objetivo de reducir o eliminar ese peligro, la Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó este miércoles una serie de políticas que incluye medidas legales, no legales y técnicas englobadas en ocho puntos.

La OMS destacó la capacidad de la inteligencia artificial para predecir riesgos de salud, permitir el desarrollo de medicamentos y ayudar a personalizar la gestión de la atención sanitaria, entre otros.

Pero, en contrapartida, advirtió que los datos que alimentan a estas tecnologías pueden no ser representativos de las personas mayores o estar sesgados por estereotipos, prejuicios o conceptos discriminatorios.

Alertó también de que las suposiciones erróneas sobre cómo desean vivir o interactuar con la tecnología las personas mayores en su vida diaria pueden limitar su diseño y alcance .

Además, la forma en que se utiliza la inteligencia artificial puede reducir el contacto intergeneracional o profundizar las barreras existentes para el acceso digital.

De acuerdo con la OMS, para garantizar que las tecnologías de inteligencia artificial tengan un impacto positivo en la vida de los ancianos, hace falta identificar y eliminar la discriminación por edad de su diseño, desarrollo, uso y evaluación.

Para ello, elaboró ocho puntos que buscan asegurar que la inteligencia artificial tome en cuenta la discriminación por edad y que las personas mayores participen en la concepción de los procesos, sistemas, tecnologías y servicios que les competen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial