Rusia autorizó la Sputnik Light, la vacuna de una sola dosis

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, confirmó este jueves que su país comenzará a producir la vacuna de una sola dosis Sputnik Light contra el coronavirus.

Se trata de una nueva versión de su vacuna Sputnik V, pero en esta ocasión es de una sola dosis.

El anuncio fue realizado por el Fondo de Inversiones Directas de Rusia (FIDR), administrado por el gobierno ruso y que financió la creación del fármaco; el Instituto Gamaleya, otro ente público y responsable de la investigación; y el Ministerio de Salud.

Siendo la cuarta vacuna contra el coronavirus que aprueba el país, en un intento por acelerar su campaña de vacunación.

Según el FIDR, las pruebas realizadas muestran que la Sputnik Light tiene «un 79,4% de eficacia», comparado con el 91,6% de las dos dosis de Sputnik V.

«El régimen de una sola dosis permite la inmunización de un mayor número de personas en un periodo más corto de tiempo, favoreciendo la lucha contra la pandemia en esta fase aguda», señaló el organismo en un comunicado.

Según el FIDR, no se registraron efectos adversos graves en los estudios.

Moscú ha impulsado el uso de la Sputnik V -nombrada así por el histórico satélite soviético- alrededor del mundo, y más de 60 países han aprobado su uso, entre ellos, diversos de América Latina.

El Instituto Gamaleya señaló este jueves que más de 20 millones de personas alrededor del mundo habían recibido la primera dosis de esta vacuna.

Algunos países occidentales se mostraron reticentes a la vacuna Sputnik V, después de que fuera lanzada antes de que se publicaran los datos finales de los ensayos y entre preocupaciones de que Rusia la usara como herramienta de política exterior.

No obstante, el pasado febrero la revista médica The Lancet publicó que la Sputnik V ofrece alrededor de 92% de protección contra covid-19, según los resultados de la última fase de los ensayos.

Sputnik V: la vacuna rusa contra el coronavirus muestra una eficacia de 92% en los ensayos

La vacuna Sputnik funciona de manera similar a la vacuna de Oxford/AstraZeneca, desarrollada en el Reino Unido, y la vacuna Janssen, desarrollada en Bélgica.

Utiliza un virus similar al del resfriado, modificado para ser inofensivo, como portador para llevar al organismo un pequeño fragmento del coronavirus.

Al exponerse con seguridad el organismo a parte del código genético del virus, puede reconocer la amenaza y aprender a combatirla, sin correr el riesgo de enfermarse.

Después de ser vacunado, el cuerpo comienza a producir anticuerpos especialmente diseñados para el coronavirus.

Ello significa que el sistema inmune está preparado para combatir el coronavirus si se diera el caso.

La vacuna se puede almacenar a temperaturas de entre dos y ocho grados centígrados, lo que facilita su transporte y almacenamiento. (BBC)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial