Santa Fe: Un Sector Del Peronismo Se Alió Con La Oposición Para Forzar La Renuncia Del Ministro De Seguridad

En una alianza que soprendió al gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, el PJ y la oposición avanzan para forzar la salida del el ministro de Seguridad de la provincia, Marcelo Saín

ROSARIO.- Con la mira puesta en el ministro de Seguridad de Santa Fe, Marcelo Saín, todo el arco de la oposición y un sector del peronismo «tradicional» se unieron para votar dos leyes «hechas a medida» contra el funcionario y dejaron al gobernador Omar Perotti en la disyuntiva de vetar las normas que se aprobaron. Todo ante la sorpresa del oficialismo, que desconocía la estrategia.

En una alianza que soprendió al gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, el PJ y la oposición avanzan para forzar la salida del el ministro de Seguridad de la provincia, Marcelo Saín.

Desde que asumió en el cargo, este funcionario acusó a un sector de la dirigencia del PJ, encabezada por el senador Armando Traferri y la vicegobernadora Alejandra Rodenas, de haber sido gestores de tramas oscuras, que fueron reveladas en investigaciones judiciales, de juego clandestino y narcotráfico. Sus nombres aparecieron mencionados en los legajos, algo que ese sector del peronismo le adjudica a Saín. Antes de asumir como ministro, el exdiputado bonaerense ocupó el cargo de titular del Organismo de Investigación del Ministerio Público.

El desafío de los senadores peronistas, convertidos desde el inicio de la gestión de Perotti en un foco de poder autónomo (en parte gracias a un presupuesto de 2500 millones de pesos), es que Saín se vea forzado a renunciar y no pueda regresar a su antiguo cargo en el Organismo de Investigación.

En medio de esta discusión, que exaltó los ánimos de uno y otro sector, la administración de Perotti no mostró una rápida reacción para medir una estrategia que -según coincidieron varias fuentes- se empezó a gestar desde hace seis meses, cuando Saín comenzó a generar repudio permanente en distintos sectores de la clase política santafesina.

El viernes de la semana pasada, renunció el ministro de Gobierno Esteban Borgonovo, que a su modo pegó un portazo, luego de que surgieran fuertes versiones de que sería uno de los relevados en el cambio de gabinete que planea Perotti para diciembre. «Es un gobierno en el que renuncia el ministro que se encarga de las relaciones políticas y por ahora no tiene reemplazante», reconoció un legislador del PJ.

Una de las leyes de la discordia reforma dos artículos de la normativa orgánica del Ministerio Público de la Acusación, uno del Servicio Público provincial de la Defensa Pública y cinco del Organismo de Investigaciones. La lupa se puso en las incompatibilidades que existen para que un funcionario del Ejecutivo pueda ocupar cargos en el Poder Judicial. Cuando asumió como ministro de Seguridad, Saín pidió licencia como director del Organismo de Investigaciones del Ministerio Público. El legislador peronista Leandro Busatto afirmó que «es una ley hecha a medida para sacar del medio a Saín».

La otra ley que se sancionó es sobre el control de los gastos reservados que maneja el Ministerio de Seguridad. El ministro argumenta que esos fondos se utilizan para investigaciones contra organizaciones criminales, como ocurre en todas las áreas de seguridad de las provincias.

Fuente: La Nación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial