Buscan descontar la inversión en educación del Impuesto a las Ganancias

El Proyecto de Ley del Diputado Emiliano Yacobitti apunta a que las familias puedan mejorar la calidad educativa de sus hijos.

Un país en crisis, con frentes de batalla abiertos donde quiera que se mire, tiene que saber muy bien cuándo y cómo usar sus armas para torcer su destino. Invertir educación es uno de esos bastiones de resistencia que, sostenido en el tiempo podrá mejorar la calidad de vida de los argentinos. Cómo hacerlo sin acudir al facilismo de ensanchar aún más el gasto público es el desafío, y justamente es esa línea la que sigue el Proyecto de Ley que impulsa el Diputado Nacional y Vicedecano de la Fac. de Cs. Económicas UBA, Emiliano Yacobitti.

Durante la última edición de los encuentros virtuales semanales organizados por el Diputado Julián Galdeano, Yacobitti ahondó sobre su proyecto que propone que se pueda descontar del Impuesto a las Ganancias el dinero que una familia invierte en la educación de sus hijos, sea en tanto en instituciones públicas como privadas.

Con la finalidad de mejorar la calidad educativa de niños y adolescentes, la iniciativa apunta a quitar del alcance del Impuesto a Ganancias de una canasta básica que incluye, servicios educativos en idiomas, acceso a computadoras, mejoras en conectividad, materiales de estudio como bibliografía y fotocopias, gastos de transporte y, para el caso de alumnos universitarios de hasta 25 años de edad, gastos de residencia.

De esta manera se pretende que el descuento equivalga hasta un salario mínimo vital y móvil por hijo, y que ese monto sea exclusivamente utilizado para facilitar una mejora en la educación.

Yacobitti remarcó la importancia de la educación en la construcción de un futuro promisorio para el país. “La educación no es un gasto, es una inversión, por eso nuestro proyecto busca que nadie deba dejar de ofrecerle a sus hijos una educación de calidad por un dinero que se va a través del Impuesto a las Ganancias. Y con esto no es que buscamos que el Estado deje de recaudar, sino que apuntamos a reconfigurar el uso de ese dinero en uno de los pilares de nuestro futuro como país”, dijo. “Un ciudadano educado es uno más involucrado con la vida pública, con la democracia, con el bien, con mayor independencia y libertad”.

“No nos podemos dar el lujo de castigar con un impuesto a la riqueza a los jefes y jefas de hogar que salen todos los días a trabajar para darle una mejor educación a sus hijos, y lo interesante de este proyecto es que no vamos por la fácil a pedirle dinero al Estado, sino que pedimos reasignar y eficientizar esos recursos que ya tiene”.
“Este es un proyecto claramente anti-grieta, todos sabemos que el futuro de nuestro país depende de que las jóvenes generaciones puedan acceder a una educación de calidad, y creemos que este proyecto puede ser un paso importante en este camino”, expresó.

Del encuentro participaron, entre otros, Lorena Crespi, Subsecretaria de Economía y Finanzas de la UNR, Bernardo Weber, Presidente de la FUA, el Senador Hugo Rasetto, el Diputado Gonzalo Del Cerro, Javier Cabrera, Director de Administración de la UNR, German Tessmer, Director Observatorio Económico y Social UNR, Adrián Bendicente, Secretario de Bienestar Facultad de Ciencias Económicas, Santiago Rosenzvaig (Coordinador de Políticas de Bienestar Estudiantil UNR), Rocío Villoria Ambrosig, Coordinadora Área Compromiso Social Universitario FCEyE UNR, Luciano Jara, Subsecretario de Educación a Distancia Facultad de Ciencias Económicas y Juan Manuel Cercos, Director de Empleo Facultad de Ciencias Económicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial