Llamadores: las voces en el teléfono que acompañan a los casos positivos de Covid-19

Como estrategia sanitaria, trabajadores municipales acompañan a través de llamados a quienes están aislados, y en ese proceso le ofrecen información, acompañamiento y sostén.

El municipio cuenta con diversas estrategias sanitarias para hacer frente a la pandemia por Covid-19, entre ellas creó equipos de llamadores y llamadoras que trabajan todos los días para informar a las personas hisopadas que su resultado dio positivo, pero además, para acompañarlas en la evolución de la enfermedad.

234 trabajadores y trabajadoras municipales y un grupo de estudiantes de la Universidad Gran Rosario fueron capacitados para tareas de seguimiento telefónico. Hasta la fecha fueron contactadas 5.667 personas entre casos positivos y contactos estrechos.

El equipo de acompañamiento está dividido entre primeros llamadores y seguidores. Los primeros llamadores son quienes a través de la recepción de las fichas epidemiológicas avisan el resultado del hisopado positivo. En ese llamado, corroboran los datos personales y comienzan el trabajo para rastrear con quienes esas personas tuvieron contacto estrecho. Para que luego los seguidores se comuniquen con esos contactos.

María del Sol Acosta, trabaja en Centro de Salud Ceferino Namuncurá y está operada del páncreas y del vaso, lo cual le impide estar trabajando de manera presencial desde que se declaró el aislamiento obligatorio. Le ofrecieron desde la Secretaría de Salud participar en los primeros llamados y los seguimientos de los equipos de salud. María del Sol no dudó de la importancia de este trabajo y aceptó de inmediato.

«Yo soy primera llamadora y ese momento es muy duro, porque tienen miedo de haber contagiado a otras personas que quieren. Por supuesto surgen muchas dudas e incertidumbres, porque es un tema del cual hay sobreinformación, más que nada en los medios de comunicación. Hay momentos de incertidumbre y de cómo cuidar a los más cercanos y qué hacer», menciona.

Y agrega: «En el primer llamador le damos un certificado de aislamiento y los seguidores son quienes continúan haciendo los llamados durante los catorce días. Ellos son quienes, después de ese plazo, le otorgan el certificado de alta a los contactos estrechos siempre que no presenten fiebre las 48 horas previas. El seguimiento es de todos los días, es un trabajo colectivo. Hoy no hay vacuna y la única vacuna es el distanciamiento social, hacemos mucho hincapié en eso, no imponiendo nada por supuesto, pero sí hablamos de la responsabilidad social que tenemos cada persona en esta pandemia. La responsabilidad, la empatía y también para sostener el sistema de salud público que tenemos, los cuidados que debemos mantener».

Además, los llamadores son quienes se ocupan de preguntar si la persona tiene la posibilidad de hacer el aislamiento en su casa. «Es importante recordar que la salud integral implica no solo la salud clínica de la persona sino la social, la psíquica y la emocional. En el caso de que no tenga la infraestructura correspondiente en su casa para hacer el aislamiento, pasamos al equipo distrital esa información para que se le pueda dar a la persona alojamiento en un Centro de Aislamiento. También es importante el tema de la asistencia alimentaria, en ese sentido se le comunica a la secretaría de Desarrollo Humano los casos que la necesiten», explica María del Sol.

Asimismo, María del Sol coincide en que hay situaciones muy duras, de llantos que obviamente le repercute en sus jornadas de trabajo y que la interpela y más en estas semanas que la curva de contagios creció tanto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial