YPF

Negociación de YPF con gremios petroleros: una ventana de oportunidad que se cierra

Ávila desestimó el acuerdo firmado con YPF. Por qué tras cuatro meses de pandemia, con la actividad por el suelo, la industria petrolera no logró negociar mejoras en materia de eficiencia y productividad.

El martes de la semana pasada Jorge  Loma  Ávila envió una nota a YPF en la comunicó que el sindicato de petroleros privados de Chubut considera caído el acuerdo laboral firmado a principios de mes. Argumentó que pasado el 15 de agosto la empresa no levantó los equipos de torre que se había comprometido en la adenda.

La petrolera controlada por el gobierno, que está ultimando detalles para reactivar una unidad de perforación de SP (hoy operado por AESA) en el área Manantiales Behr, respondió con otra carta en la que desestima el planteo del sindicato. Pero Ávila se mantiene firme y sostiene que el acuerdo (que mejora el costo laboral para YPF) no está vigente.

Al mismo tiempo, en Neuquén, Guillermo Pereyra, secretario del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de la cuenca Neuquina, habló la semana pasada con Claudio Moroni para pedirle que convoque a empresas petroleras y de servicios para reabrir la discusión por paritarias. El ministro de Trabajo lo cortó en seco, le negó tajantemente esa posibilidad y lo exhortó a que retome la negociación con YPF que abandonó hace 10 días.

Pereyra, el dirigente petrolero menos combativo y con mayor vocación negociadora, había apostado a principios de agosto a llegar a un acuerdo rápido con la mayor petrolera del país. El CEO de YPF, Sergio Affronti, incluso se tomó un avión a Neuquén para encaminar cara a cara la negociación que, sin embargo, se frustró por la incapacidad de las partes en alcanzar un entendimiento. Existe, en ese plano, una evidente descoordinación en cuanto a los interlocutores elegidos para liderar el tema.

El gobierno tampoco ayuda. La conversación de YPF con los gremios venía torcida, pero cuando Moroni le firmó a Hugo Moyano un aumento del 30% para los afiliados de Camioneros terminó de desbarrancarse.

El líder sindical tiene responsabilidad importante en el estancamiento actual. Su característica de entrar y salir de las negociaciones, con un grado de imprevisibilidad importante, terminó por confundir a los interlocutores de YPF.

Hoy quedó en una posición incómoda: convocó a un paro de actividad para este jueves 27 de agosto si no hay una respuesta positiva de Affronti. En la práctica, lo que está pidiendo es que el Ministerio de Trabajo convoque a una conciliación obligatoria que fuerce a YPF a sentarse a negociar con los gremios con la apertura de paritarias como moneda de cambio.

No está claro qué hará Moroni. YPF no tiene ninguna unidad de perforación en actividad en Neuquén por lo que, en los hechos, Pereyra no tiene ningún equipo que parar.

Cuatro meses después de que el precio del petróleo cotizara en negativo en EE.UU., el Brent tocara los 20 dólares, y el shock de la pandemia anulara la agenda sindical, la industria petrolera no logró aprovechar esa situación para lograr mejoras concretas en materia de eficiencia operativa y productividad laboral.

La conducción que encabeza Sergio Affronti tomó en mayo una decisión de peso, ambiciosa. Concentró para sí la representación del sector con los gremios. En esa estrategia excluyó deliberadamente a otras empresas para ganar en velocidad en la toma de decisiones. Atomizó a los sindicatos y fue cerrando acuerdos con cada uno de ellos. Así firmó adendas para bajar los costos laborales con algunos gremios: petroleros privados de Santa Cruz y Chubut, y Jerárquicos de Mendoza.

El objetivo final era lograr el aval de Neuquén. Pero el armado se trastocó cuando las negociaciones con Pereyra y Manuel Arévalo, secretario del gremio de jerárquicos de la provincia, se empantanaron. YPF aspira a reactivar las negociaciones. En esa clave, Pablo Iuliano, vicepresidente de Upstream No Convencional de YPF, llamó a los gremios a retomar el diálogo en entrevistas que mantuvo que los diarios Río Negro y La Mañana de Neuquén.

La aspiración de Affronti es noble: quiere que Iuliano, un ingeniero con vasta experiencia en el desarrollo de Vaca Muerta y un conocedor del área operativo en los campos petrolíferos, sea el nuevo interlocutor con los gremios. No es una tarea sencilla y menos en un escenario de crisis como este donde la confianza cobra aún más valor. Carlos Alfonsi, un histórico de YFP que hoy ocupa formalmente la vicepresidencia de Laborales de la empresa, se mantuvo al margen de las tratativas.

Este fin de semana YPF logró que el resto de las grandes petroleras  PAE, Tecpetrol y Chevron, entre otras que integran la Cámara de Productores (Ceph)  respalden la convocatoria a los gremios con foco en mejorar la productividad laboral.

Nicolas Gandini

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial