Acaba de ‘rozarnos’ y nadie lo vio venir: el asteroide que más cerca ha pasado de la Tierra

El pasado fin de semana, según informa Science Alert, un asteroide del tamaño aproximado de un coche pasó ‘rozando’ la Tierra –el que más cerca ha estado según el citado medio, que reproduce un artículo publicado en Business Insider–.

Pese a esos datos ahora disponibles, nadie lo vio venir. Solo fue detectado una vez que había seguido su camino de largo sin llegar a impactar. Se quedó, según los cálculos de los expertos, a 2.950 kilómetros de nuestro planeta.

Explica quien firma la información ahora publicada sobre el asteroide 2020 QG que, según los datos del Observatorio Astronómico Sormano en Italia, se trata de la pieza que ha estado más cerca de la Tierra sin llegar a tocarla, con unas dimensiones estimadas entre los 2 y los 5,5 metros de ancho, y de la que en BI tuvieron noticia a través del creador del orbitsimulator.com, Tony Dunn.

Pese a que en el momento de su acercamiento a la Tierra pasó desapercibido a una velocidad de unos 44.000 kilómetros por hora, para quienes se dedican al rastreo y seguimiento de este tipo de cuerpos celestes, de haber llegado a impactar no habría supuesto un gran peligro ya que se habría desintegrado al contacto con la atmósfera convirtiéndose en una gran bola de fuego.

La preocupación reside en el hecho de que no fuera detectado hasta después de su paso. En declaraciones a Business Insider, Paul Chodas, director del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA, ha señalado que “el asteroide se acercó sin ser detectado desde la dirección del sol. No lo vimos venir”.

Precisamente su dirección es una de la razones de mayor peso en el hecho de que nadie se percatarse de su trayectoria con dirección a la Tierra. “No hay mucho que podamos hacer para detectar asteroides entrantes que provienen de la dirección del sol, ya que los asteroides se detectan solo con telescopios ópticos (como ZTF), y solo podemos buscarlos en el cielo nocturno”, ha añadido Chodas.

Sobre la estadística y la cifra récord de acercamiento, destacó que “el acercamiento cercano de ayer [por el domingo] es el más cercano registrado, si se descartan algunos asteroides conocidos que realmente han impactado nuestro planeta”.

Para quienes no estén familiarizados con este tipo de asuntos espaciales, es importante señalar que, pese a los recursos y la inversión destinada a este cometido, la NASA solo puede detectar una parte ya que no todos pasan por delante de los telescopios destinados a vigilar el espacio.

Explican en el citado artículo que la simulación de Impact Earth de la Purdue University and Imperial College London vaticina que de llegar a entrar en la atmósfera se habría desintegrado y que el estallido en el aire habría sido el equivalente a detonar dos docenas de kilotones de TNT.

Traducido en un ejemplo, el que pone Science Alert, es que habría sido como una de las bombas atómicas que EEUU dejó caer sobre Japón durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, al producirse ese estallido a entre 3 y 8 kilómetros sobre la superficie terrestre no habría supuesto un gran peligro para el ser humano, quien lo habría escuchado como un atasco de tráfico.

Los esfuerzos de la NASA están encaminados en este campo a detectar los cuerpos celestes que se acercan a la órbita de la Tierra con un diámetro de 140 metros o mayor, ya que son los que están considerados realmente peligrosos y que podrían destruir una ciudad. Este era mucho menor.

Actualmente, desde la agencia estadounidense trabajan en desarrollar un plan para abarcar más en este terreno y se trabaja en el desarrollo de un telescopio que ayude a detectar los asteroides que vienen de la dirección del sol. (Yahoo)

Fuente: M. J. Arias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial