Crece la tensión entre La Argentina Y Gran Bretaña por Malvinas

El presidente Alberto Fernández presentó esta semana tres proyectos de ley por la causa Malvinas para defensa de la soberanía

La estrategia de “sacar a Inglaterra de la zona de confort”, como dijo el canciller Felipe Solá para referirse al nuevo plan del Gobierno por recuperar las islas Malvinas, y el planteo de Londres de profundizar el apoyo económico y diplomático a los isleños, la relación entre la Argentina y el Reino Unido por la causa del Atlántico Sur volvió a tensarse al máximo en los últimos días.

Desde La Casa Rosada se envió esta semana al Congreso tres proyectos de ley para reforzar el reclamo de soberanía argentina sobre las islas Malvinas. Pero casi en paralelo, el “gobernador” impuesto por Londres en las islas, Nigel Phillips, emitió desde Puerto Argentino un duro mensaje en el que ratificó que los isleños contarán con el “apoyo eterno” del gobierno británico incluyendo la defensa de su soberanía y del derecho a la autodeterminación sumado a un incremento presupuestario.

Para que no quedaran dudas de que la tensión entre Argentina y Gran Bretaña por las islas ingresó en un nueva etapa de turbulencias equiparable a los años de Cristina Kirchner en el poder, ayer el canciller Solá fue tajante: “El gobierno anterior tuvo una política de baja intensidad respecto a Malvinas deliberadamente”, dijo. Se refería a la estrategia dialoguista esgrimida con Londres por Mauricio Macri durante los últimos cuatro años.

Por el contrario, la “alta intensidad” vendrá ahora. El gobierno  giró a Diputados los proyectos de creación de un Consejo Relativo a Malvinas y la ley para reglamentar el nuevo mapa de la Argentina con la extensión de 1,6 millones de kilómetros cuadrados de plataforma continental marítima y al Senado la iniciativa para incrementar las sanciones a la pesca ilegal en el Atlántico Sur. Estas dos medidas fueron vistas con recelos en Londres y entre los mismos isleños que ven en ello una nueva embestida de la Argentina para avanzar con una política activa de recuperación del archipiélago.

La idea de crear un Consejo Relativo a Malvinas con ex combatientes, parlamentarios oficialistas y opositores y académicos le permitirá a la Argentina fijar políticas de Estado a futuro en la causa Malvinas para no incurrir en vaivenes propias de la política exterior que tenga cada gobierno nuevo que asuma.

Pero lo que más molesta para la causa Malvinas a los isleños es el incremento de sanciones de pesca ilegal en aguas aledañas a las islas ya que esto podría generar un eventual conflicto con los barcos de patrullaje argentinos y un pasaje de esos buques ilegales a las costas del archipiélago.

Este año hubo un cardumen de calamar al norte de Malvinas y eso hizo que en determinado momento haya más de 20 pesqueros dentro de la milla 200, es decir en zona económica exclusiva argentina. Para que eso no vuelva a ocurrir, la Argentina pondrá como valor de la multa para el buque que es capturado y llevado a tierra un mínimo de 300.000 unidades pesqueras que quiere decir 300.000 litros de gasoil, además del valor total internacional de lo que tiene en la bodega y de los gastos en los que se incurrió al llevarlo a puerto.

En relación a la actividad itícola, hay otro tema sensible que acaba de abordar la Argentina. El Instituto Nacional de investigación y Desarrollo Pesquero compartía hasta ahora con autoridades científicas inglesas información sensible de pesca. Pero ahora no lo volverá a hacer por decisión del presidente Alberto Fernández.

El secretario de Malvinas en Cancillería, Daniel Filmus, se reunió con los científicos de ese Instituto y les preguntó: “¿Quién cree que esta información beneficia igual a la Argentina que a los usurpadores?”. Según la Cancillería, allí se hizo un silencio, y luego todos dijeron: “Beneficia más a los usurpadores”. Así fue como Filmus anunció que se suspendió todo intercambio científico. “En uno de los temas soberanos, no podemos entregar datos estratégicos a quien usurpa”, señaló Solá.

También genera inquietud la decisión de la Argentina de avanzar con la nueva demarcación limítrofe de la plataforma continental submarina que avaló en el 2019 la ONU. Es que allí se incluyó el debate del área marítimo en disputa con Londres y en la Casa Rosada creen, como dijo el secretario de Malvinas, Filmus, que es “un pasito más” en el camino hacia el reclamo de la soberanía en las islas por la vía de Naciones Unidas instando al Reino Unido a sentarse a la mesa de discusiones sin más dilación.

No solo esto. En medio de tanto debate por el caso Vicentin y la pandemia de COVID-19 el canciller Solá mantuvo esta semana una serie de conferencias con representantes de los gobiernos de Australia, Irlanda y Armenia en las cuales se trataron, entre otros temas, la postura de la Unión Europea respecto de las Islas Malvinas tras el Brexit.

Sin dudas, de todos esos contactos del canciller argentino, el que más alertó a Londres y a los isleños fue la conversación telefónica con el viceprimer ministro y ministro de Asuntos Exteriores de Irlanda, Simon Coveney.

Fuente: El Portal de Metan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial