Ediles de la ciudad de Rosario siguieron la lectura del veredicto en la causa Feced III y IV

Se trató de “una jornada histórica” en que el Tribunal Oral Federal Nº 2 de Rosario sentenció a prisión perpetua a seis genocidas, entre ellos Lofiego y Marcote, por delitos de lesa humanidad. Otros recibieron penas de 16 a 22 años.

Desde el recinto de sesiones, integrantes del cuerpo siguieron este jueves 14 de mayo la transmisión en que El Tribunal Oral Federal Nº 2 leyó las penas por crímenes cometidos en Rosario durante la última dictadura cívico militar. Según las sentencias, recibieron prisión perpetua José Lofiego, Mario Marcote, José Scortechini, Ramón Vergara, Ramón Alcides Ibarra y Ernesto Vallejo. Por otra parte, le otorgaron 16 años de prisión a Lucio César Nast, 22 años a Héctor Gianola y Eduardo Dougour, y 18 años a Julio Fermoselle. Las condenas fueron recibidas por aplausos de edilas y ediles.

A raíz de la pandemia por covid-19 y en virtud del aislamiento social obligatorio, la audiencia debió realizarse por videoconferencia y sin afluencia de sobrevivientes y familiares de las víctimas. Por iniciativa de la edila Jesica Pellegrini, de Ciudad Futura-FCS, también se replicó a través de www.concejorosario.gov.ar y Canal 4 de Rosario para que la comunidad rosarina pudiera tener acceso a la lectura de la sentencia.

“Fue una jornada histórica, no sólo por la magnitud de las penas y porque no hubo absoluciones, sino por haber obtenido justicia por cada una de las casi 200 víctimas que esperaron tantos años para que la historia se escriba con un correlato de verdad. Desde ese punto de vista, la sentencia tiene un altísimo contenido reparatorio”, señaló la concejala quien además es abogada querellante por los organismos de derechos humanos.

Pellegrini, destacó que “por primera vez se haya condenado por los delitos sexuales sufridos por las compañeras, tantos años denunciados y subsumidos por los tribunales en el delito de tormentos. La violencia específica hacia las mujeres como un modo de dominación y de imposición, no con fines sexuales sino por medios sexuales y con fines de castigo por romper los mandatos, es un paso gigante para la lucha feminista”.

También reconoció “el caso Vigil que muestra la magnitud del genocidio, el caso Schilman que desnuda la complicidad judicial. Muchos aspectos que venían siendo una cuenta pendiente, hoy encontraron un cauce de justicia y eso es para celebrar”.

En el recinto estuvieron presentes la presidenta del cuerpo María Eugenia Schmuck, del bloque Radical, y la vicepresidenta segunda, Marina Magnanni, de Unidad Ciudadana; la presidenta de la comisión de Derechos Humanos e integrante de Rosario Progresista, Susana Rueda; Norma López y Alejandra Gómez Sáenz, del Frente de Todos-PJ; Fernanda Gigliani de Iniciativa Popular, y Fabrizio Fiatti, de Creo.

La audiencia dio cierre a la tercera y cuarta elevación parcial de la megacausa Feced en la que se juzgan los delitos de lesa humanidad que tuvieron lugar en el ex Servicio de Informaciones de la Policía de Rosario en uno de los períodos más oscuros de la Argentina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial