El impuesto a la riqueza que impulsa el kirchnerismo alcanza a las personas que tienen bienes por más de $200 millones

La iniciativa será presentada recién después de que se inicien las sesiones remotas. Las alícuotas van del 2 al 3,5% y se aplicarían sobre bienes personales declarados al 31 de diciembre.

El Congreso de la Nación podría tener mañana un súper miércoles con sesiones en ambas cámaras. Las sesiones telemáticas arrancarán con proyectos consensuados y con un único orden del día: en el Senado, solo se debatirán veinte Decretos de Necesidad y Urgencia firmados por Alberto Fernández y vinculados con la pandemia por COVID-19. En Diputados esta tarde habrá reunión de Labor Parlamentaria y se definirá si mañana finalmente hay sesión y cuál sería el proyecto a discutir. Ni Cristina Fernández ni Sergio Massa, titulares del Senado y de Diputados respectivamente, quieren poner en riesgo el inicio del sistema de sesiones remotas ni técnica ni políticamente. Por eso, y por el camino legislativo que debe recorrer una ley impositiva, el kirchnerismo demora la presentación del proyecto conocido como impuesto a la riqueza.

Quien terminó de redactar la iniciativa fue el diputado del Frente de Todos Carlos Heller. A su idea original le sumó los pedidos de Máximo Kirchner, jefe del bloque que integra. Días atrás ambos fueron convocados a la quinta presidencial de Olivos donde el presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía Martín Guzmán, les hicieron a ambos una serie de preguntas sobre el alcance del proyecto. “Más o menos como las preguntas que hace usted”, respondió Heller a la prensa  cuando se le requirió saber qué duda tenían el ministro y el jefe de Estado.

El texto no difiere mucho del borrador sobre el que viene hablando el diputado porteño. Establece, en caso de ser aprobado y convertido en ley, un tributo a los bienes personales declarados a partir de los $200 millones. Arranca con una alícuota de 2% que sube de a 0,50 por ciento y en algún tramo de la escala sube en un cuarto. El máximo a pagar sería de 3,5% para quienes tienen un patrimonio superior a $ 3000 millones. Se aplicaría sobre las personas según sus declaraciones juradas al 31 de diciembre del año pasado.

“No incluye ninguna investigación, es solo sobre bienes declarados”, aclaró Heller.

Fuente: Analia Argento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial