Las estructuras hospitalaria y de atención en grandes centros de salud La provincia se continúa mejorando

Es el caso de los hospitales Provincial y Centenario de la ciudad de Rosario, donde se colocaron conteiners en los ingresos para diferenciar la atención, y se sumó personal médico, de enfermería y de servicios generales.

La directora del Hospital Centenario de Rosario, Claudia Perouch, resaltó que “el gobierno de la provincia ha actuado en absoluta concordancia con Nación en cuanto a las medidas preventivas que tienen que ver con el aislamiento en todos los efectores provinciales. Y ha tomado medidas que tienen que ver con cuestiones sanitarias globales, con el trabajo en red de los efectores provinciales, con una redefinición importante de qué característica va a tomar, por lo menos, en el principio de la pandemia, cada hospital”.

Y detalló: “De acuerdo a la complejidad y al perfil de cada hospital, se reforzó un área u otra. Esto significa que hay hospitales Covid o no-Covid. Esto en un principio, si es que la situación sigue con cierta previsión, si la curva sigue aplanada. Pero también, el Ministerio de Salud diferenció los hospitales de acuerdo a su capacidad, al número de camas críticas, al recurso humano, a la situación geográfica y demás. Y se estableció una red estratégica en base a esto, ya sea para la parte adultos, pediatría o neonatología”.

Por otro lado, la profesional subrayó que “en las reuniones de los distintos comités han participado el gobernador y el ministro de Salud, el sector público y el privado, además del municipio. Esto me parece importante desde el punto de vista estratégico para enfrentar una pandemia, al igual que las pautas de prevención, con una circulación muy restringida en los hospitales, con ingresos separados para profesionales y personal”.

En cuanto a la infraestructura, Perouch indicó que “lo que se está haciendo es una remodelación de la guardia externa con el fin de tener más capacidad, y para hacer una diferenciación entre lo que es sector Covid y no-Covid”. Y añadió: “Tenemos un conteiner con una manga donde vamos a hacer la diferenciación de pacientes. Y esto es muy importante, porque toda esta redefinición es una manera de garantizar camas, de prevenir situaciones de desborde y de protección para la población y el equipo de salud”.

Para resumir, la profesional enumeró: “Habilitamos más camas, agrandamos la guardia, hicimos el sector de aislamiento, se colocó el conteiner para ‘triage’, habilitamos otro espacio de consultorio y destinamos el sector de Sala 1 para Covid. Además, incorporamos más personal sanitario; hay tres médicos especiales para tratar Covid, diferenciados del resto de los médicos. Y se incorporaron también 25 enfermeras, repartidas en las distintas áreas. Hay un médico de guardia más por día, mucha gente de servicios generales desinfectando el hospital y dos mucamas más por turno. Y tenemos listas de candidatos en caso de que esto sea aún más grande”.

HOSPITAL PROVINCIAL

Por su parte, la subdirectora del Hospital Provincial de Rosario, Rosalía Angaroni, destacó los cambios que realizó ese efector en base a directivas y recomendaciones de los ministerios de Salud de la Nación y de Santa Fe, en especial, en torno a la recepción y atención de personas. En ese marco, remarcó “la instalación del espacio sanitario que se colocó afuera para clasificar pacientes de acuerdo a la necesidad y urgencia de atención, algo que recomendó el Comité de Infectología”.

En tanto que, sobre dicha barrera sanitaria, la profesional señaló que allí “se divide a los pacientes con sospecha COVID-19 de los que no son compatibles con los síntomas, y una vez que se realiza el ‘triage’ se divide el ingreso al hospital, con el objetivo de que no junten en la guardia de adultos. A partir de ahí, quien ingresa con sintomatología sospechosa es atendido por un equipo de médicos que tiene la protección necesaria para evitar contagio”.

Al respecto, sostuvo que “como no se puede crecer ediliciamente, porque la estructura no lo permite, lo que se hizo es que todo el hospital cambie en su fisonomía, desde la guardia hasta la terapia de adultos, dividiendo en dos: por un lado, la atención a pacientes COVID-19, y por otro lado la atención de quienes no lo sean, con restricciones para circular de un lado a otro”.

En ese sentido, Angaroni recalcó: “Hemos conseguido y progresado mucho con la ayuda del Ministerio de Salud para optimizar las condiciones. Y en ello hay que destacar la participación de todo el equipo médico, de enfermería, de mucamas y personal administrativo y de seguridad, al igual que todas las áreas, tratando de agiornarse en el marco de la pandemia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial