Por cada 160 habitantes, la región más austral del mundo tendrá un científico

SEGÚN ANUNCIÓ SU INTENDENTE, JORGE FLIES, LA REGIÓN CHILENA DE MAGALLANES Y DE LA ANTÁRTICA CUMPLIRÁ ASÍ EL OBJETIVO DE FORMAR UNA COMUNIDAD CON UN MILLAR DE INVESTIGADORES, SERÁ EN 2020.

antartica-chilena

“Nos hemos propuesto como meta pasar de los aproximadamente 50 científicos que teníamos en 2014 a más de 1.000 para el año 2020, lo que transformará de forma extraordinaria la relación con la ciudadanía, porque convertirá a Magallanes en una región de ciencia”, explicó Flies en una entrevista con la agencia Efe.

“De hecho, ya hay más de 300 científicos que están trabajando permanentemente en la zona”, explica el intendente, cirujano de profesión y máster en Gobierno y Cultura de Organizaciones.

“La demanda para poder desarrollar investigación científica en este territorio ha ido creciendo de forma extraordinaria”, subraya Flies, quien será anfitrión de una Hackaton de Divulgación Científica y de Innovación que se celebrará en Punta Arenas del 12 al 14 de diciembre.

Pocos años atrás, el Instituto Nacional Antártico Chileno (INACH) podía cubrir perfectamente las peticiones de investigación en la zona antártica y subantártica. Hoy, apenas alcanza a satisfacer el 30 %.

“Nos hemos propuesto iniciar un proyecto de desarrollo científico, tecnológico y de innovación en la región entendiendo las características propias de este territorio, el más extenso de Chile”.

La ubicación geográfica significó que en algún momento esta región estuviera aislada del mundo, pero actualmente su condición subantártica y de cercanía con la Antártica chilena adquiere una especial relevancia.

Con un territorio muy extenso (132.291 km², una cuarta parte de España, aproximadamente), y una población escasa (164.661 habitantes, apenas 1,25 habitantes/km²) “nuestra posibilidad de desarrollo productivo es a través de la ciencia, la tecnología y la innovación”, detalla el intendente.

“Por eso es tan importante la divulgación, que se conozca que en este lugar hay unas condiciones muy especiales para estudiar nuestro único hogar, que es la tierra”.

Magallanes posee una diversidad productiva que va desde el turismo y los servicios hasta la extracción de gas y petróleo (el único lugar de Chile que posee estas fuentes de energía). “Pero, sin duda, el futuro está en nuestra capacidad de desarrollar la ciencia”, afirma la autoridad regional.

Instituciones como la Universidad de Magallanes, el Instituto Antártico Chileno o la Universidad de la Frontera permiten tener una base con más de 400 científicos trabajando permanentemente en distintas áreas, desde la biomedicina hasta ciencias básicas en el ámbito biológico, oceanográfico y atmosférico.

Además del desarrollo de la astronomía en el país con los cielos más transparentes del mundo, las autoridades chilenas se han fijado como polo de desarrollo científico el laboratorio natural austral.

Esto se traduce en la mayor inversión en materia científica que que jamás haya hecho Chile en toda su historia, con proyectos que superan los 23.807 millones de pesos (cerca de 40 millones de dólares).

Te gusta esto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *