“En cinco años como intendenta, este fue el más complicado en lo social”

LA INTENDENTA SOSTUVO QUE “HAY UN CAMBIO DE ACTITUD HACIA LA CIUDAD POR PARTE DEL GOBIERNO NACIONAL. PERO TODAVÍA NO HAN LLEGADO GRANDES OBRAS”.

fein-monica

Mónica Fein, Bioquímica de profesión, gobierna la ciudad desde 2011. Binner y Lifschitz la designaron como secretaria de Salud de sus gabinetes. También fue concejal y diputada nacional. Fue la primer mujer intendente socialista de la Argentina.

“En los cinco años que llevo como intendenta de Rosario, éste ha sido el año más complicado para gobernar en materia social y laboral”, admitió Mónica Fein al hacer un balance de la gestión municipal de 2016. La jefa comunal reconoció que a raíz de la “alta inflación, los sectores vulnerables perdieron poder adquisitivo y reclamaron más asistencia de parte del Estado”. Fein destacó que la relación con el gobierno nacional “cambió” desde la llegada del PRO al poder, pero aclaró que hasta ahora esa mejora no se tradujo en obras y resultados. También habló de las políticas que ejecutó el municipio en materia de seguridad, los proyectos para 2017, la relación con el Concejo, los cambios en el transporte y el pedido de endeudamiento.

—¿Qué balance hace del primer año de su segundo mandato?

—Cuando abrimos las sesiones del Concejo nos propusimos tres ejes muy fuertes de gestión: la cercanía, sustentabilidad y la convivencia. El 90 por ciento de las medidas del plan de gobierno que anunciamos las cumplimos a lo largo del año y las que faltan están en marcha. Desde ese punto de vista estamos satisfechos, hemos trabajado muy fuerte en cada área. En el tema convivencia aportamos muchísimo, incluso a partir de la declaración de la emergencia en seguridad que aprobó el Concejo y nos dio más herramientas para poder actuar. Equipamos las áreas de control y logramos detener a 52 personas en operativos propios. Ahora le sumamos inversión en iluminación, poda, equipamiento. Igual, falta mucho por hacer todavía.

Pero la emergencia en seguridad no fue una iniciativa del Ejecutivo ni del oficialismo, sino de la oposición en el Concejo…

—Nosotros en lo que no acordábamos era declararla sin que tuviéramos herramientas para actuar, como la agilización de los plazos para adquirir equipamiento y fondos para invertir en seguridad. Queríamos una oportunidad para aplicar políticas concretas.

La demanda de mayor seguridad fue el principal tema de la campaña en 2015 y de todo 2016. ¿Cómo analiza el accionar del municipio en el tema?

—En seguridad tuvimos un año complicado, con fuertes reclamos de la ciudadanía en las marchas. La situación de violencia en la ciudad es complicada y el tema es complejo.

—¿Le tomaron las riendas al asunto como dijo el gobernador Lifschitz?

—Bueno, hemos logrado una fuerte coordinación entre los tres niveles del Estado, cosa que no había pasado nunca, logramos identificar lo que podía hacer cada área. Se cierra el año mejor en la coordinación, en la acción en conjunto, en la prevención e investigación. La cantidad de gendarmes que vinieron tal vez no es lo que esperábamos, pero rescato la coordinación y complementariedad. Es difícil en un año hacer un balance sobre un tema tan complejo de manera tajante, hay indicadores más alentadores, pero falta.

—¿La relación con el gobierno nacional mejoró? ¿Se tradujo en obras y mayores partidas?

—Hay un cambio en la actitud hacia la ciudad, en el análisis de los proyectos que presentamos y eso es muy positivo. Hemos concretado algunas de esas obras y tenemos la expectativa de que hagan muchas más. Con el kirchnerismo no teníamos muchas obras, salvo Villa Moreno y la ampliación de Circunvalación, que recién ahora se está terminando. Hemos pedido fondos para cloacas, que aún no llegaron, lo mismo que la segunda etapa del Metrobus Norte. Igual, sin endeudamiento tenemos planificado 4.000 millones de pesos en obras públicas para 2017, frente a los 3.000 de este año.

—¿Cómo está el panorama social teniendo en cuenta el impacto de las medidas económicas que tomó el gobierno nacional?

—Cerramos el año con un muy buen trabajo con las organizaciones sociales a partir de fortalecer el trabajo territorial en cada uno de los barrios de la ciudad. Hay más demanda social, lo reconozco. Es difícil medirlo, pero la gente pide trabajo en cada recorrida que hacemos, a diferencia de otros años.

—¿Este ha sido el año más crítico de su gobierno en materia social?

—Si, si, en cinco años de gobernar la ciudad este fue el más complicado en material social y laboral. Hay muchas familias vulnerables en las que la Asignación Universal por Hijo es el único ingreso, y ese monto con alta inflación pierde poder adquisitivo.

—¿Qué análisis hace de la política económica del gobierno nacional?

—Bueno, acaba de cambiar al ministro de Economía, es difícil saber hacia dónde vamos, es un cambio que nos genera dudas, preguntas. Fue un año complejo, con inflación alta y la realidad económica macro a nivel nacional ha impactado en los sectores vulnerables de la ciudad. Tengo expectativa de que el año próximo sea distinto

—¿Cuántos puntos le pone a su gestión? Macri se puso 8.

La valoración la tiene que hacer la ciudadanía. Nosotros ponemos el compromiso, la gestión y estamos jugando un partido de cuatro años. Es difícil analizar un proceso de cuatro años en sólo uno.

—¿Cuáles son los principales desafíos para 2017?

—Seguir aportando desde la ciudad a bajar los niveles de violencia, hacer obras e intervenciones sociales en cada barrio de la ciudad. Este año se hicieron obras por 500 millones en materia hidráulica, que tal vez no se ven y permitieron que ante cada lluvia intensa la ciudad no se inunde. Vamos a avanzar fuerte con las cloacas y se vienen grandes transformaciones, el sur cambiará con las obras en el ex Batallón 121, los parques, la reconversión de El Mangrullo y el norte, con las obras con Baigorria en la costa.
Guillermo Zysman

Te gusta esto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *